Receta de salsa veracruzana (para pollo o pescado a la veracruzana)
Por Ane Goñi Salaverri 0

Receta de salsa veracruzana (para pollo o pescado a la veracruzana)

Tiempo de preparación:

  • Total: 50 minutos
  • Preparación: 10 minutos
  • Cocinado: 40 minutos
  • Raciones: 2 tazas (3 a 4 Raciones)

Acerca de esta receta:

El puerto de Veracruz, en el Golfo de México, fue uno de los primeros lugares donde se asentaron los españoles, lo que explica los fuertes elementos mediterráneos de esta salsa tan mexicana. Uno de los platos emblemáticos de la zona es el Huachinango a la Veracruzana, que consiste en un pescado entero cocinado con estos mismos sabores. Sin embargo, la salsa es igual de deliciosa con proteínas mucho más sencillas de preparar, como el pollo a la parrilla o los filetes de pescado blanco. La salsa veracruzana no está pensada para ser muy picante; se pide una pequeña cantidad de chile güero o jalapeño suave, más por sabor que por picante. El uso de jalapeños en la receta es doblemente apropiado dado que su nombre deriva de Jalapa, la capital del Estado de Veracruz.
 Ingredientes:

1/4 de taza de aceite de oliva 5 dientes de ajo, pelados y picados 2 tazas de tomates sin semillas y cortados en cubos 1 cebolla mediana, cortada en rodajas 4 chiles jalapeños en vinagre (enlatados o en frasco), picados 5 aceitunas verdes, picadas gruesas 1 cucharada de orégano seco 1 cucharada de alcaparras 1/4 de taza de agua

Instrucciones paso a paso para esta Receta de salsa veracruzana (para pollo o pescado a la veracruzana)

Calienta el aceite en una cacerola mediana. Saltea el ajo brevemente para que suelte su sabor. Añade los tomates y las cebollas y cocina a fuego lento hasta que los tomates se ablanden, unos 20 minutos. Añade el chile jalapeño, las aceitunas, el orégano, las alcaparras, el agua y la sal al gusto. Cocina a fuego lento otros 20 minutos. Sirve tu deliciosa Salsa Veracruzana sobre pescado blanco o pechuga de pollo a la plancha o a la sartén. Acompáñala con arroz blanco, si quieres.

Consejos. Varía las aceitunas: utiliza aceitunas negras en lugar de verdes, o unas cuantas de cada. Deja las aceitunas enteras (con o sin semillas), pártelas por la mitad o córtalas en rodajas. Hierve a fuego lento una o dos hojas de laurel en la salsa; retíralas antes de servir. Si no tienes tomates frescos a mano, utiliza los de lata. Si lo único que tienes es salsa de tomate (puré) o pasta, úsalo en lugar de tomates cortados en dados. Controla el picante de este plato: retira las semillas de los chiles jalapeños si prefieres un plato más suave. Deja las semillas -e incluso añade más pimientos- si quieres aumentar el picante. Para dar un toque de acidez adicional, añade 2 ó 3 cucharadas de vinagre a la salsa junto con el agua.

 

0/5 (0 Reviews)