Receta tradicional escocesa de Cullen Skink
Por Ane Goñi Salaverri 0

Receta tradicional escocesa de Cullen Skink

Tiempo de preparación:

  • Total: 30 minutos
  • Preparación: 10 minutos
  • Cocinado: 20 minutos
  • Raciones: Raciones 4

Acerca de esta receta:

La Cullen Skink es una sopa sustanciosa que se hace tradicionalmente con eglefino ahumado, y para mí una gran forma de utilizar el pescado ahumado. El nombre de esta sopa tiene su origen en Cullen, una pequeña ciudad del noreste de Escocia y también el hogar de esta sopa, uno de los platos más famosos de Escocia. En esta versión de la famosa receta, el puré de patatas se incorpora a la sopa, creando espesor y sabor. Sin embargo, en algunas recetas, en lugar de puré, se añaden patatas nuevas fregadas o trozos de patata. Las mejores patatas para esto serían las más cerosas que las utilizadas para el puré y las Jersey Royals funcionan muy bien. Esta receta de Cullen Skink también se conoce como Sopa de Abadejo Ahumado en otras partes de Gran Bretaña, ya que la receta es realmente muy similar.
 Ingredientes:

1 1/4 pintas de leche Un puñado pequeño de perejil de hoja plana (hojas y tallos separados) 1 hoja de laurel 1 libra de filete de eglefino ahumado (sin teñir) 2 onzas de mantequilla 1 cebolla mediana (finamente picada) 8 onzas de puré de patata (sobrante o fresca cocida) Sal (al gusto) Pimienta negra (al gusto)

Instrucciones paso a paso para esta receta de Receta tradicional escocesa de Cullen Skink

Reúne los ingredientes Vierte la leche, los tallos de perejil, la hoja de laurel y el eglefino en una cacerola grande Pica finamente las hojas de perejil y resérvalas Lleva la leche a un hervor suave y cuece a fuego lento durante 3 minutos Retira la cacerola del fuego y deja 5 minutos para que las hierbas infundan su sabor en la leche Retira el eglefino de la leche con una espumadera y resérvalo Cuela el líquido con un colador fino y reserva la leche infusionada con hierbas Calienta la mantequilla en otra cacerola más pequeña. Añade las cebollas y cocínalas suavemente hasta que estén translúcidas, unos 5 minutos. Ten cuidado de no quemarlas. Añade la leche y la patata a las cebollas y remueve hasta que se incorporen y adquieran una consistencia espesa y cremosa. Desmenuza el eglefino ahumado en trozos carnosos, teniendo cuidado de quitar las espinas que puedas encontrar y añádelo a la sopa. Añade las hojas de perejil picadas a la sopa y ponla a fuego lento y cocina durante otros 4 ó 5 minutos. No remuevas demasiado. Si lo remueves demasiado, romperás el pescado demasiado. Prueba la sopa y añade sal y pimienta según sea necesario. Ten cuidado con la sal, ya que el pescado le dará un sabor bastante salado por sí mismo Adorna la sopa con más perejil picado o un poco más de pimienta, según tu gusto Sirve caliente con pan crujiente.

 

Para una presentación clásica. Un huevo de gallina suavemente escalfado por encima añade cremosidad y grasa. Unos cuantos huevos de codorniz ligeramente escalfados echados en la sopa antes de servirla añaden un toque de sofisticación. Una lata de maíz dulce añadida a la sopa aporta textura y, aunque no es tradicional, añade un sabor dulce.

0/5 (0 Reviews)