Categoría: Guarniciones franceses

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de Ratatouille con berenjenas, tomates y hierbas

La ratatouille es un plato francés que suele hacerse con ajo, cebollas, pimientos, tomates, calabacines y berenjenas. Se puede hornear o cocer a fuego lento, y los condimentos suelen incluir una variedad de hierbas. Esta versión se hace con las verduras frescas habituales, sazonadas con una combinación de hierbas italianas, y se cocina en la estufa durante unos 30 a 35 minutos. Este plato de una sola olla puede ser el plato principal o una guarnición. Utiliza las verduras frescas de tu jardín para este plato, pero, en caso de necesidad, los tomates enlatados de buena calidad pueden sustituir a los tomates frescos. No es necesario escaldar y pelar los tomates frescos, a menos que quieras tomarte la molestia.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de duxelles de champiñones y chalota

Las duxelles de setas son una combinación intensamente aromatizada de setas finamente picadas, chalotas y hierbas frescas que se cocinan lentamente hasta alcanzar una consistencia pastosa. De origen francés, este condimento de setas se utiliza tradicionalmente en la preparación del buey Wellington, pero también puede utilizarse para dar sabor a sopas y salsas, rellenar tortillas y raviolis, y usarse como deliciosa pasta para untar en crostini o puntos de pan tostado. Los ingredientes clave de las duxelles son setas, mantequilla, sal y pimienta. Se puede utilizar cualquier tipo de seta o una combinación de ellas, como cremini, colmenilla, shiitake, boletus y champiñones blancos, y las variaciones de los ingredientes pueden incluir chalotas y/o ajo y perejil fresco picado. Un paso importante en la elaboración de las duxelles es cocer las setas el tiempo suficiente para que suelten su humedad, y luego continuar la cocción hasta que se evapore el líquido. Esto evitará que se empapen innecesariamente, lo que es esencial para que la pasta de la carne Wellington quede crujiente. Las duxelles se congelan bien, así que haz una tanda doble o triple y enrolla la cantidad que no vayas a utilizar inmediatamente en un tronco y envuélvelo en plástico o papel de aluminio, o pon porciones con una cuchara en una bandeja de cubitos de hielo, y congélalo. Cuando vayas a utilizarlo, corta una porción del tronco o saca un cubito cuando lo necesites. Es una forma estupenda de conservar las setas frescas de temporada durante todo el año.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de Salsa Mornay Clásica

Esta clásica salsa mornay combina los quesos parmesano y suizo, para obtener una buena salsa que se puede servir con huevos, pollo o pescado, o utilizar con verduras o en una cazuela. La salsa mornay es básicamente una bechamel hecha con la adición de queso, normalmente gruyere y/o suizo o parmesano. La salsa se puede enriquecer con nata o yemas de huevo, pero no es imprescindible.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de corazones romanos a la parmesana a la parrilla

Los corazones de lechuga romana a la parrilla han ganado popularidad en los círculos gastronómicos y en los restaurantes de todo el mundo en los últimos tiempos. Desde la introducción de la lechuga romana (kos) a principios de Egipto, se han disfrutado multitud de variaciones de las ensaladas de lechuga romana, pero sus encantos han estado esperando a ser descubiertos como una selección superior para las recetas a la parrilla. El suave dulzor de la lechuga romana se convierte en una deliciosa mezcla de bondad ahumada cuando se cocina a la parrilla. Ten en cuenta que no todas las lechugas responden tan bien como la romana en la parrilla, así que será difícil encontrar sustitutos. Aunque esta receta de lechuga romana a la parrilla funciona mejor aderezada con vinagretas de sabor fuerte o quesos salados como el parmesano o el grana padano, la sencillez pura y dura de la sal y la pimienta es igual de gratificante si quieres prescindir del queso. La lechuga romana a la parrilla no es un plato para guardar. Debe estar recién hecho y servirse inmediatamente. Si lo dejas reposar, la lechuga se marchitará y perderá sabor rápidamente. En pleno invierno no desesperes si no puedes encender la parrilla al aire libre, esta receta funciona muy bien utilizando una sartén de hierro fundido; los resultados son casi los mismos, excepto que no estás al aire libre.

Por Ane Goñi Salaverri

Galette de patatas

Potato galette is an irresistibly crispy tart that goes perfectly alongside roast chicken, beef tenderloin, or ham. The word galette is French and simply means «flat cake.» It’s a term that incorporates lots of different dishes like thin rustic pies as well as layered starch-based cakes like this potato one. Serve for dinner, lunch, or as a brunch side dish. We found that regular butter works great, but if you want to take extra caution to avoid burning the bottom of your galette, you can use clarified butter. You can also up the flavor by using duck fat in place of the butter. This recipe includes roasted garlic and caramelized onions, but if you are running short on time, you can simply use sliced onions and minced garlic. The flavors of the garlic and onion will be more intense and less sweet, but just as delicious. The 10 Best Mandolines of 2020

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de papas fritas trufadas

Las papas fritas trufadas se han convertido en una especie de controversia. Ha habido muchos debates sobre el sabor y si de hecho están a la altura de la exageración culinaria. Pero parece que estas bellezas están aquí para quedarse.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de papas asadas del Chateau

Puede que esté familiarizado con el chateaubriand, un plato hecho con el corte de lomo de ternera originario de Francia. Se dice que lleva el nombre de François-René de Chateaubriand, un diplomático que sirvió como embajador de Napoleón Bonaparte, y fue creado por su chef, Montmireil. Sin embargo, los detalles de la receta exacta, tanto si se trataba de un lomo o un solomillo; si se servía con una salsa béarnaise o similar, así como la técnica de cocción (¿empañada por fuera?) difieren según el lugar de donde se obtenga la información. Lo que es consistente en todo, sin embargo, es que un chateaubriand siempre fue servido con patatas chateau. Crujientes por los bordes y mantecosas, las patatas de chateau son fantásticas no sólo con el chateaubriand sino con cualquier plato de carne asada o de ave. Cortadas tradicionalmente en trozos con forma de aceituna, las patatas del castillo saben igual de deliciosas en rodajas, salteadas en mantequilla y condimentadas con perejil.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta clásica de Aligot francés

Un aligot francés clásico no es tanto un acompañamiento como una obra de arte. Las humildes patatas y el queso se baten junto con la crema fresca hasta que forman sedosas y suaves cintas de puré de patatas. El aligot es una receta deliciosa y abundante, y es tentador comerlo todo solo en pleno invierno por su valor de comodidad, o acompañarlo con un rico bistec para una comida lujosa. Una vez que lo hagas, será difícil volver al puré de patatas normal. Tradicionalmente, el Cantal, un queso de leche de vaca semi-firme de la región del mismo nombre del centro-sur de Francia, se usa en esta receta. El Cantal tiene un suave sabor a nuez; si no está disponible, se puede sustituir por el queso cheddar.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de sopa de crema de brócoli en puré

Nutritiva y satisfactoria, esta receta de sopa de crema de brócoli hace una comida rápida y fácil. Su textura suave y aterciopelada, junto con un sabor sutilmente fresco y cremoso, hará de esta sopa en puré una de las favoritas de los amantes del brócoli. Un puñado de picatostes caseros de tocino y tomillo la hacen más sustanciosa.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de papa francesa gratinada Dauphinoise

El Dauphinoise es el método francés de hornear patatas con leche, crema y queso. En la región francesa del Dauphiné, cada cocinero casero tiene su propia fórmula para preparar este gratinado. Nuestra sencilla y deliciosa receta es cortesía de la autora Paula Wolfert, y aparece en el libro «Mediterranean Clay Pot Cooking». La principal característica de las patatas Dauphinoise es el hecho de que están crudas cuando se colocan en el horno, ya que otras preparaciones similares utilizan patatas cocidas y sin queso. La mejor manera de lograr la perfecta delgadez de las patatas es usando cuidadosamente una mandolina. Para obtener los mejores resultados, hornee el gratinado, déjelo reposar durante al menos quince minutos y luego recaliéntelo antes de servirlo. La segunda pasada por el horno hace que el gratinado tenga un sabor aún mejor y da a la corteza una capa más crujiente. Utiliza un gratín de 9 x 12 pulgadas o una fuente para hornear de poca profundidad con una capacidad de 10 a 12 tazas.